Caminar sin tirar de la correa

Caminar sin tirar de la correa

Caminar sin tirar de la correa

1 comentario en Caminar sin tirar de la correa

Pasear con nuestros perros debería ser una experiencia tranquila y agradable tanto para nosotros como para ellos. Lamentablemente, en un porcentaje altísimo, esto no es así, debido, entre otras cosas, a que muchos perros tiran continuamente de la correa haciendo que los paseos sean no solo incómodos sino incluso dolorosos para nosotros. Esto conlleva que la gente empiece a sacar cada vez menos tiempo a sus perros, lo que provoca, casi inevitablemente, diferentes problemas de conducta, sin olvidar el empeoramiento de la calidad de vida de los canes.

Lo primero que deberíamos decir es que, para un perro, caminar atado a una correa es algo muy poco o nada natural, no obstante, es necesario por la seguridad del perro, en primer lugar y por las normas de los diferentes municipios, en segundo.

Tirar no tirarTambién debemos tener en cuenta que una correa tirante empeora problemas como la agresividad. Si un perro se acerca a otro y las correas están tensas es mucho más probable que haya una pelea que si éstas están flojas. En un paseo la correa debería estar, en todo momento, sin tensión, formando una U. Esto es imposible con una correa corta, por lo que la distancia mínima de la correa debería ser de metro y medio.

Todo esto nos lleva a la necesidad de eliminar esta, mucho más que habitual, conducta, la cual es más fácil prevenir que solucionar.

 

¿Por qué los perros tiran de la correa?

La respuesta a esta pregunta es más bien sencilla: porque tirando de la correa consiguen lo que quieren; llegar antes a un determinado lugar, acercarse a otro amigo de cuatro patas o escapar de alguna situación de la que quieren alejarse. Por lo tanto, la solución al problema pasa inevitablemente por evitar que consigan su propósito a través de tirar de la correa y enseñarles una forma “correcta” de conseguir lo mismo sin hacerlo.

 

Diferentes herramientas

Collar ahogoCollar pinchosSin entrar en la polémica de si es ético utilizar collares de ahogo o de pinchos, sí diremos que estas herramientas no son una solución en sí mismas. Cuando a un perro le colocan un collar de pinchos, por ejemplo, es posible que, al sentir el dolor en el cuello, deje de tirar de la correa, lo que dará a su propietario una falsa sensación de que la herramienta ha funcionado. Sin embargo esto no durará mucho ya que enseguida se acostumbrará (habituará) al dolor y retomará la conducta de tirar de la correa.

Lo mismo ocurriría con el collar de ahogo. Esto no quiere decir que estas herramientas sean ineficaces, sino que es difícil utilizarlas correctamente (como he dicho al principio sin entrar en si su uso es ético). Por lo tanto no las recomendamos.

Por otro lado, existen collares y arneses anti tiro que se caracterizan por ser respetuosos con el animal y por un elevadísimo porcentaje de éxito. Algunos ejemplos son los collares tipo ronzal más conocidos como HALTI que es la marca que los comercializa,
o los arneses anti tiro como por ejemplo el SENSE-ible. Al contrario de lo que ocurre con los collares de castigo estas dos herramientas si solucionan el problema sin necesidad de que el dueño haga nada más por lo que son recomendables al 100%.

Halti                                  senseible 02

¿Qué hacer?

Aunque como hemos dicho existen herramientas amables con el perro y muy eficaces, éstas no son imprescindibles y siempre que podamos, deberíamos solucionar el problema sin recurrir a ninguna de ellas, ya que aunque un HALTI no debería provocar dolor sí que puede ser incómodo.

Aunque existen varias técnicas para solucionar este problema hay una que por su sencillez de aplicación es la que recomendamos. Se trata de: semáforo verde, semáforo rojo.

Teniendo a nuestro perro a nuestro lado atado de la correa, comenzamos a caminar. Si la correa se mantiene floja, es decir si el perro no tira de la correa, (semáforo verde) seguimos caminando. En el momento en el que la correa se tense (semáforo rojo) nos detenemos inmediatamente sin decir nada al perro y sin tirar de la correa para atraerlo, simplemente nos quedamos quietos. Si en un momento dado el perro deja de tirar y afloja, aunque sea mínimamente, la correa el semáforo vuelve a ponerse en verde y, mientras elogiamos al perro, reemprendemos la marcha.

En definitiva se trata de hacer entender a nuestro amigo que si quiere llegar rápido a algún sitio será mejor que no tire de la correa porque si lo hace nos pararemos y no caminaremos de nuevo hasta que deje de hacerlo. Por el contrario, si se acerca sin tirar de la correa llegará antes al lugar al que quería llegar.

Evidentemente, al principio el perro no entenderá bien lo que sucede, pero si repetimos esto en cada paseo acabará por entenderlo.

 

Puntos importantes

Lo más importante de esta técnica es que NUNCA dejemos que tire de la correa sin pararnos, porque entonces el perro no entenderá por que unas veces puede tirar y otras no. Para conseguir esto es recomendable, sobre todo al principio, no hacer recorridos muy largos ya que es cansado para el perro y progresivamente ir alargando el tiempo que conseguimos que camine a nuestro lado.

Si vivimos lejos de donde podemos soltarle, deberíamos hacer parte del recorrido trabajando como hemos mencionado y hacer el resto del camino utilizando alguna herramienta anti tiro como el HALTI o el SENSE-ible. En pocos días podremos hacer todo el paseo sin que tire de la correa.

Aunque ya lo hemos dicho al principio queremos recalcar que para que el perro pueda caminar sin tirar de la correa es necesario que ésta mida un mínimo de metro y medio, debiendo descartar las correas cortas.

 

 

Pide ayuda

Aunque al leer este artículo pueda parecerte fácil conseguir que tu perro deje de tirar de la correa, hay que tener en cuenta que NO LO ES o por lo menos no siempre. Así que si no lo consigues no dudes en buscar la ayuda de un profesional. En Bilbocan estaremos encantados de ayudarte a conseguir paseos agradables con tu perro. Llámanos.

 

1 Comment

  1. Iñigo  - 5 febrero, 2015 - 13:45

    Sencillo no tiene que ser… se ven montones de perros tirando como locos, sofocados de la correa…
    Me imagino que como todo será empezar a enseñarles lo antes posible.

Deja un comentario

Busca contenidos, artículos y todo lo que necesites de nuestra página

Síguenos

Back to Top